logo

Nutrición adecuada en la tercera edad: Calidad de vida y bienestar

  • 02/10/2017
  • |
  • Artículo


nutricion-adecuada-en-la-tercera-edad-calidad-de-vida-y-bienestar

El envejecimiento influye en la capacidad de obtener los nutrientes necesarios porque afecta a la dentadura, el aparato digestivo, la producción de saliva. etc… En De Candido, motivados por la conmemoración del día del dietista y nutricionista, te decimos qué debe incluir la dieta en la tercera edad.

La ancianidad, coloquialmente conocida como tercera edad, es un periodo de la vida, resultado del proceso natural de envejecimiento, caracterizado por el conjunto de cambios en la estructura y función de los órganos y tejidos corporales que se ha ido produciendo a lo largo del tiempo.

publicidad

publicidad

publicidad


En esta etapa de la vida el organismo presenta una serie de modificaciones como la pérdida de masa muscular, la disminución de la densidad ósea, y la reducción de la movilidad de las articulaciones, que originan movimientos más lentos y torpes. El proceso de envejecimiento también tiene consecuencias sobre la capacidad para alimentarse y obtener los nutrientes necesarios porque afecta al aparato digestivo, la dentadura, la producción de saliva…

Así, las secreciones del estómago disminuyen en el adulto mayor, lo que retrasa la digestión y reduce la absorción de vitaminas. Las dificultades para masticar y tragar los alimentos, relacionadas con el deterioro de la dentadura y una menor producción de saliva, provocan gases y estreñimiento.

nutricion-adecuada-en-la-tercera-edad-calidad-de-vida-y-bienestar01


Esto supone que los ancianos tengan que adaptar su dieta a la nueva condición de su aparato digestivo, modificando el tipo de alimentos para que estos resulten fáciles de tragar y digerir, y les aporten los nutrientes necesarios, de acuerdo a sus características fisiológicas, nivel de actividad, y afecciones que padezcan en su caso.

En la tercera edad también se incrementan las posibilidades de sufrir enfermedades como hipertensión o diabetes, patologías estrechamente relacionadas con la alimentación, por lo que una dieta adecuada puede evitar algunas visitas al médico. Por todo ello, ofrecemos a continuación una serie de consejos para adaptar y mejorar tus comidas diarias enfocadas a los adultos mayores:

• Hacer una lista de la compra con los alimentos que se van a comer en la semana.
• Las comidas deben ser ligeras, sencillas y de fácil preparación.
• Los alimentos deben tener una presencia agradable a la vista para que inciten a comer.
• Fraccionar las comidas en cuatro o cinco veces al día, y no prescindir nunca del desayuno.
• Es aconsejable beber líquidos entre comidas (zumos, batidos...), y suficiente agua para mantenerse hidratado, especialmente en épocas de calor.
• Los alimentos deben ser fáciles de masticar y deglutir.
• Es aconsejable no abusar del consumo de café y bebidas excitantes, al igual que de licores y bebidas azucaradas.
• Aumentar el consumo de alimentos que contengan fibra (legumbres, verduras, hortalizas, etcétera), y alimentos integrales.
• El ambiente a la hora de comer deberá ser relajado y armonioso. Se puede invitar a alguien a comer de vez en cuando para hacerlo más agradable.
• No abusar de la sal ni el azúcar. Para evitar que las comidas resulten insípidas, se pueden añadir especias como romero, pimienta, tomillo, orégano… También se pueden emplear edulcorantes artificiales para preparar dulces y postres caseros, porque con la edad se incrementa la intolerancia a la glucosa y hay que restringir el azúcar.
• Escoger alimentos con un aporte calórico algo menor porque la actividad física es más reducida.
• Cocinar con aceite de oliva preferentemente y, en vez de freír los alimentos, prepararlos mejor al vapor o al horno. Un exceso de grasas puede elevar los niveles de colesterol y provocar sobrepeso u obesidad.
• Es importante tomar leche y productos lácteos, como yogures o queso, para cubrir las necesidades de calcio.
• Hay que mantener en todo lo posible los gustos y hábitos personales para evitar caer en la inapetencia.

Fuente: webconsultas.com